Global Water Dances es una organización creada con la misión de servir a una comunidad global de coreógrafos y bailarines para inspirar la acción y la colaboración internacional frente a los problemas del agua a través del lenguaje universal de la danza.

Más información en www.globalwaterdances.org

Anualmente, en el día internacional del agua, se reúnen cientos de personas en diversas ciudades del mundo a bailar en relación al agua y sus problemáticas. La experiencia consta de cuatro momentos, uno de ellos llamado Global Dance para el cual fui convocado a componer una nueva música original.

El proceso de composición comenzó con una fuerte inspiración en sensaciones y sonidos registrados en un viaje a las Cataratas de Iguazú, emblema de vida, fuerza y majestuosidad del agua. En la música se funden sonoridades de diversos lugares y contextos, de este modo instrumentos acuosos y étnicos como las kalimbas y el udú de África se funden con instrumentos habituales en la música de cámara y orquesta occidentales como el Corno Francés, el Piano y el Arpa. Una de las melodías principales queda a cargo de una Flauta Ecológica que ha sido fabricada con materiales reciclados por el músico Juan Ortiz Obando en similitud a la Quena, flauta tradicional latinoamericana. En contraste, parte de la música refleja problemáticas como la escases del agua y la inminente lucha por el preciado recurso, allí el Duduk de Armenia nos invita a la reflexión con un canto de lamento mientras danza con la profundidad y dramatismo del Violín interpretado por Lorena Correa Posada.  La pieza busca emocionarnos para movernos y de este modo ser una con la danza para crear conciencia y homenajear al Agua, el principal componente de los cuerpos que entrarán en acción.

© 2017 Nicolás Soto Urrea